CHILE SIGUE SIENDO CONSIDERADO COMO MEJOR PAÍS PARA PRODUCIR SEMILLAS DE CONTRA ESTACIÓN.

ANPROS desarrolló, el pasado jueves 23 de agosto, el 1er Congreso Nacional de Semillas. Un masivo encuentro, con más de 500 asistentes entre productores de semillas, profesionales de la industria, autoridades del sector agrícola, académicos y representantes de las distintas reparticiones del MINAGRI.

La actividad, inaugurada por el Ministro de Agricultura, Sr. Antonio Walker, contó también con la presencia del Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero, Sr. Horacio Bórquez, Don Álvaro Eyzaguirre, Director Ejecutivo de la Fundación Para la Innovación Agraria, don Ricardo Ariztía, presidente de la SNA y otros personeros del sector público y privado.

En la oportunidad, el Ministro Walker destacó el potencial de crecimiento con el que cuenta el rubro de las semillas en nuestro país. “Este es un rubro que cuenta con muchas ventajas comparativas y que lo podemos hacer crecer. En los semilleros y en las semillas sí tenemos un muy buen producto, sí tenemos mucho futuro, es por eso que tenemos que formar esta gran alianza público-privada”.

Entre los temas destacados del Congreso se mostraron dos de especial relevancia agrícola, el panorama actual y futuro de la industria semillera mundial, en la que se están desarrollando cambios importantes de estructura, producto de fusiones y adquisiciones de gran envergadura, que implicarán también el desarrollo e implementación de diferentes tecnologías, con un fuerte impacto en las nuevas técnicas de fitomejoramiento. En este marco y acorde a los lineamientos del congreso, cuyo foco se centró en innovación, producción y aspectos fitosanitarios, una de las conclusiones importantes fue sin lugar a dudas en el ámbito de la innovación, donde se estableció como prioritaria la eficiencia en el recurso hídrico. Otro factor decisivo para el crecimiento de la industria será la diversificación de la producción de semilla que se realiza en Chile, poniendo foco en exportaciones hacia nuevos mercados pues se están desarrollando nuevos nichos, en los que Chile no estaba enfocado. En este ámbito se requiere implementar mucha innovación para crecer, tema que las empresas están abordando eficientemente. La industria tiene muy claro que la innovación aplicada a la producción es un elemento fundamental en esta ecuación.

Uno de los momentos claves del congreso fue la firma del Acuerdo de Cooperación para Vigilancia Fitosanitaria en la Industria Semillera, primero en su tipo, suscrito entre ANPROS y el Servicio Agrícola y Ganadero, que busca mantener nuestro territorio libre de algunas plagas cuarentenarias ausentes del país. “Este acuerdo manifiesta la importancia de la articulación y cooperación entre el mundo público y privado para alcanzar objetivos beneficiosos para nuestra agricultura y para preservar nuestro patrimonio fitosanitario, pilar fundamental de nuestra competitividad”. señaló Mario Schindler, Director Ejecutivo de ANPROS.

Chile tiene un nombre en el concierto mundial de la industria semillera y sigue siendo considerado como el mejor país para producir semillas de contra estación. En los últimos diez años la industria semillera ha exportado US$ 4.224 millones, se han sembrado 401.650 hectáreas de semilleros y se han generado más de 500.000 puestos de trabajo.  “La producción de semillas es una alternativa real, con posibilidades de crecimiento y que ha demostrado largamente su aporte a la agricultura chilena, contribuyendo de manera significativa al concepto de “Chile, Potencia Alimentaria” en los últimos años” señaló Eduardo De La Sotta , presidente de ANPROS.